Servicio específico y organizado, guiado por los principios de normalización, inclusión social y orientación al cliente, que proporciona los apoyos necesarios para que las personas con discapacidad intelectual lleguen a disponer de habilidades necesarias para disfrutar de su tiempo de ocio de la forma más autónoma posible.

Las actividades del servicio están orientadas atendiendo a las siguientes ideas:

  1. Libre elección o voluntariedad: Parte del principio de que la persona tiene libertad personal para decidir qué quiere hacer y con quién.
  2. Satisfacción: La actividad desarrollada durante el tiempo de ocio debe ser vivida como una experiencia positiva.
  3. Deseable por sí misma (autotelismo) y con carácter final, no en función de las mejoras que pueda producir en habilidades sociales, terapéutica, etc.

Objetivos:
Ofrecer a la persona con discapacidad intelectual los recursos y apoyos necesarios para que pueda ejercitar su derecho a un ocio individual y compartido en igualdad de condiciones que el resto de la comunidad.